Yesterday's Enterprise

Por Albert Tarrés i Figueras In | 0 opiniones»
En en ya lejano 1990, y con muy poquitos meses de diferencia respecto a la emisión en USA del original, en la autonómica de Catalunya, TV3 se emitía un episodio más de la tercera temporada de Star Trek: The Next Generation.
A esas alturas ya había conseguido una legión de fieles seguidores en uno de los eventos televisivos de la década para TV3, la prueba de ello fue la cantidad de reemisiones que ha llegado a tener la serie en la cadena (en el cana TV3 y Canal33) en las que siempre mantuvo en todas ellas unos niveles de audiencia más que respetables.
Habiendo puesto ya sobre la mesa casi todos los ingredientes para tener una de las más exitosas series de televisión, y me refiero a la trama Klingon de la serie, la introducción de los Borg y un ya bastante profundo desarrollo de los personajes del capitan Picard, el comandante Riker, los tenientes Data y Geordi junto a un elenco de personajes secundarios recurrentes como el genial Q o Guinan (Whoopi Golgerb), no fue hasta este episodio donde la serie dió un auténtico puñetazo sobre la mesa demostrando como podían dar un catapultazo a la serie con un episodio de consecuencias imprevisibles a tocar el tema de los viajes temporales (recurso inmejorablemente usado en esta serie) con una impresionante interpretación de los personajes del Capitán Picard y Guinan, en el que la peculiar relación que hasta ese momento se entrevé, resulta ser mucho más fuerte y profunda y inclina al primero a tomar una decisión en contra de todo lo que en un principio debería hacer.
Os dejo con "la escena" que para mi marcó el inicio de lo mejor de la serie, desde ese punto hasta su final. También se que esta escena le sirvió para conseguir una mención especial en los premios Emmy y el respeto de sus colegas.





Un saludo desde Girona

Albert Tarrés

0 opiniones:

Publicar un comentario