ESPECIAL SAMHAIN

Por Víctor Merino | 0 opiniones»
Aprovechando que hoy es un día que se caracteriza por su relación con la muerte y los espíritus (Samhain, Halloween o mañana mismo, el día de todos los santos) Paso a compartir con vosotros un juego aterrador en el que supuestamente se pone en riesgo la vida.



EL JUEGO DE LA MUÑECA VIVIENTE

Se trata de un juego japonés muy peligroso que consiste en invocar a un espíritu para que "juegue con nosotros" al escondite, utilizando para ello una muñeca con forma humana. Para que el espíritu acceda al juego debemos ofrecerle la posibilidad de llevarse nuestra vida si nos atrapa.

Preparación:
- Dos espejos
- Una muñeca que represente una figura humana. Lo ideal es utilizar una muñeca de porcelana.
- Una vela
- Un mechón de tu pelo
- Sal (unas cinco cucharadas soperas) envuelta en papel.

Has de tener en cuenta:
- Debes hacer esto solo.
- Si la muñeca te encuentra, no hagas ningún ruido.
- No utilices toda la sal contigo, la necesitarás más tarde.
- No corras. La muñeca te perseguirá.
- El juego ha de terminar antes de que amanezca o el espíritu no podrá irse.
- Cuando termines el juego, lleva a la muñeca a algún tipo de templo o lugar sagrado.

Para jugar:
- Conviene que la iluminación de la casa sea tenue, enciende pocas luces, si es posible, una lámpara de escritorio u otra fuente de luz pequeña.
- Enfrenta los dos espejos.
- Coloca tu pelo en la muñeca. (Entre la ropa, o átalo a una de sus manos.)
- Coloca a la muñeca entre los dos espejos.
- Enciende una vela en otra habitación. (Cuando el juego comience deberá ser la única fuente de luz en la casa o el lugar donde juegues.)
- Espera a que sean exactamente las doce de la noche.
- Vuelve a la habitación donde dejaste la muñeca. Señálala con el dedo mientras recitas lo siguiente en japonés o español:
 ”Atarashii karada wo oite okimasu, douzo otsukai kudasai.” (Te estoy dando un nuevo cuerpo. Por favor, perdóname.)
- Después de eso grita (es importante que eleves la voz) cinco veces en japonés o español:
Asobimasho! (¡Vamos a jugar!)
- En este momento, aunque no es necesario, puede que oigas algún ruido extraño. No te preocupes, eso tan solo confirma que el ritual está teniendo efecto.
- Con el paquete de sal en las manos, recita en japonés o español:
"Watashi wo sadashite kudasai. mitsuketara inochi wo agemasu."(Por favor, encuéntrame. Si lo haces puedes tomar mi vida.) Sin este ofrecimiento el espíritu no jugará contigo.
- Después de esto, toma la sal, apaga cualquier luz de la casa (salvo la vela) y abandona esa habitación. Escóndete en una habitación en la que no esté ni la vela ni la muñeca, si es posible, que tenga un armario o algún lugar donde esconderse. Cierra la puerta, coloca la espalda contra ella y échate algo de sal sobre la cabeza (¡no la gastes toda!)
- Has de darle a la muñeca al menos unos diez minutos para encontrarte, si no, el espíritu podría enfurecerse.
- Si te sientes en peligro, escóndete en un armario o debajo de una cama. Recuerda siempre los consejos que hemos dado más arriba.

Para terminar:
- Coge la sal (todavía ha de quedarte algo) y dirígete a la habitación donde dejaste encendida la vela.
- Cuando estés frente a ella, recita cinco veces en voz alta (es importante que sea en voz alta) lo siguiente en japonés o español:
"Anata no makedesu, oshimai." (¡Has perdido, se terminó el tiempo!) Una vez hayas empezado a recitarlo, no te detengas ni te vuelvas, hazlo mirando fijamente a la vela.
- Apaga la vela y échate un poco más de sal sobre la cabeza. No la gastes toda todavía.
- Busca a la muñeca por la casa y echa el resto de la sal sobre su cabeza.
- Enciende todas las luces de la casa y trata de crear un ambiente feliz al menos durante dos horas. Por ejemplo, pon música alegre. Esto es muy importante.
- Recuerda llevar la muñeca a un templo o lugar sagrado en el transcurso de los tres días siguientes.

¿Os animáis a probarlo? Esta noche podría ser la ideal.

¡Si lo hacéis compartid vuestra experiencia en los comentarios!

0 opiniones:

Publicar un comentario