El Desafío de los 30 días: día 3

A ver... A ver...

Juego más odiado

Bueno soy Urruela, y diréis por que lo digo, pues por que tenía esperanzas que alguno del Crisol se uniera y añadiera su experiencia a estas entradas, pero no ha habido suerte... Pero la esperanza es lo último que se pierde...

Pues la verdad es que no tengo juegos que odie, pero si algunos que no me atraen por muy diferentes motivos, como es el caso de D&D y sus clones, retroclones y postclones, pues aborrezco el sistema y es superior a mis fuerzas. Fue mi primer juego al que jugué, y no me gusta, su sistema lleno de tablas, experiencia por matar un bichejo... Sencillamente no me gusta. Le tengo el cariño de haberme procurado conocer otros juegos y este mundo del rol.

Y un juego que me encanta como se plantea y que no me atrae por su mitologia es cualquier variedad de Chtulhu. Los bichos, monstruos, dioses y demás de Lovecraf no me atraen... Aun recuerdo un dibujo antiguo de un Profundo, que venía a ser una sardina con un tridente y botas de agua... Bufff... Que imagen... Eso si, me encanta "La llamada SIN Chtulhu", como "Coming Full Circle" y otras de ese tipo.

1 opiniones:

Víctor Eugenio Merino López Says:

Yo creo que Cthulhtu pierde la gracia porque se abandona la esencia. La esencia de los relatos tanto de Lovecraft como de los escritores del círculo de Arkham es que no sabías con lo que te iban a salir. Sabías que iba a ser terrorífico y poco habitual, pero nada más. Al catalogar un bestiario se pierde la gracia y te quedan sardinas con patas y hongos malvados. Creo que si Lovecraft estuviese vivo ahora mismo, diría: "La humanidad es una mierda" y luego "Cread vuestros propios monstruos para las partidas, copón."

Publicar un comentario