Tablas de Tormentas de Ideas

Por Víctor Merino In | 4 opiniones»
Hoy, hablando con Diego, especulábamos sobre la posibilidad de crear ayudas a la creación de historias.

Cuando he llegado a casa he tenido la idea de crear una tabla en al que se enumeren distintos tópicos de géneros típicos de la literatura, así como las 36 (Tramas básicas de toda obra de ficción) de las que habla J. Miller en este artículo.

El resultado ha sido esta tabla de excel que os adjunto en el dropbox. Es tan solo una beta y se podría nutrir de las aportaciones de los lectores del blog.

La idea básica es "sistematizar" la tormenta de ideas e incluir la posibilidad de que el azar nos haga plantearnos combinaciones poco frecuentes de géneros y temas que puedan darnos alguna idea con la que trabajar.

Las tablas son cortas e incompletas y los tópicos quizá no sean exhaustivos o correctos, pero creo que podéis ver un ejemplo de lo que tengo en mente.

Espero vuestras opiniones y aportes.

Víctor

Cuando la política encadena...

Directamente copio al poderoso Crom, y no quiero dar más opinión que la que bien describe él en su artículo, que me parece bastante "suave" para lo que debe tener por dentro... Y desde acá, solo podemos decirle a él y a los suyos que apoyo les podemos dar, pero la putada se la han hecho pero bien. 

Y mi pregunta es... ¿Que cojones ganan los de Bildu puteando así?

Y sin más el artículo de Crom...

Las cosas de Crom


Estoy de una mala hostia impresionante, el batasuno sorbemierdas que se quería cargar los Rúnicos ya puede estar contento, el muy hijo de la GRAN PUTA. Tras 12 años de Rúnicos ha tenido que venir los hachaculebras a hacer lo que mejor se les da: cagarla. Y que le den al trabajo de docenas de personas, a la inyección de dinero que supone para el pueblo, ya me gustaría saber que cojones puede haber en Rente que atraiga a cientos/miles de personas al poblado en cuestión, y un largo etc etc... ¿Que pasa? ¿Que todo lo que está fuera de vuestra concepción de lo que es vasco, bueno y puro debe ser hostigado y aniquilado, hijos de puta?

Personalmente pienso irme al Stick, pillarme un pedo y luego irme a la puerta del ayuntamiento para echar una meadita muy democrática y muy vasca.




COMUNICADO

La organización del evento Encuentros Rúnicos 2013 lamenta informar por el presente comunicado a todos los participantes, colaboradores y patrocinadores, de la cancelación del mismo, por causas ajenas a nuestra voluntad.

El motivo es que a fecha de realización del presente comunicado, 7 de marzo de 2013, el Ayuntamiento de Errenteria no ha presentado los trámites de realización del evento al departamento de Juegos y Espectáculos del Gobierno Vasco, entidad final que autoriza o no la realización del evento, y encargado de verificar que el mismo cumple con la normativa vigente.

La consecuencia de esta demora implica la imposibilidad de ofrecer una garantía de celebración del evento, y por tanto la imposibilidad de garantizar a participantes, colaboradores y patrocinadores el retorno del esfuerzo físico y económico que se pudiera derivar de ello.

Agrava este hecho la reducción del aforo para pernoctar al 50% (181 pax.) de las plazas de años anteriores (360 pax.), en aplicación de una normativa (Ley de Albergues) no pertinente a este tipo de eventos, y el hecho de que el ayuntamiento nos ha hecho asumir costes que triplican nuestro presupuesto anual, y que para el ayuntamiento es de coste nulo (Plan de Autoprotección). Hechos estos que si bien se habían trabajado y superado por parte de la organización, han impedido que a tres semanas de la fecha del evento y con los trámites municipales sin terminar, tengamos posibilidad de reacción.

Dicho lo cual, la organización de los Encuentros Rúnicos 2013 no ve garantías de cumplimiento por parte de la administración del ayuntamiento de Errenteria, de los requisitos mínimos de temporalidad exigibles en un evento de estas características. Entendemos que seis meses es tiempo más que suficiente para resolver todos los problemas, y que no se puede estar sin confirmación a falta de 20 días, de los cuales 10 son requeridos por el Gobierno Vasco para la aprobación o denegación, en su caso.

Por todo ello, y tras sometimiento a sufragio por parte de la organización, tras doce años de celebración sin incidentes de Rúnicos, el evento Encuentros Rúnicos 2013 queda cancelado. En atención a participantes, colaboradores y organizadores intentaremos dar el máximo de respuestas posibles a todas las quejas y reclamaciones, e invitamos a que también comuniquéis vuestras sugerencias a la administración.

NADIE LO SIENTE MÁS QUE NOSOTROS. OS QUEREMOS.


Enlaces de interés.
Encuentros Rúnicos

Comunidad Encuentros Rúnicos en Facebook

Ayuntamiento Errenteria

Gobierno Vasco – Juegos y espectáculos

Crom

Por una bula Papal


POR UNA BULA PAPAL


A su alrededor todo era caos, gritos de desesperación terror y muerte, era un sonido que no sólo se quedaba en la cabeza de quien lo oía, sino que se clavaba en el cerebro como si de unas garras de águila se tratase. Ante el cruzado se alzaba la ciudad, fantasmal, iluminada en rojo por los fuegos que la consumían y por la sangre que teñían el barro de su suelo, Jerusalen, la la ciudad eterna, y sagrada, que se encontraba rodeada de un mar de dolor, sangre y saqueo, era un pandemonium de miles de gargantas que clamaban por su vida, los ruidos secos de golpes de metal rompiendo huesos, aullidos, dolor y agonías de muerte.

El cruzado se sintió cansado, alzó la cabeza lentamente y miró a aquellas calles, pardas, sucias, que ahora se llenaban de muertos, de sangre mezclada con barro, parecía que todos los desvelos, privaciones y sufrimientos que durante esta peregrinación armada habían pasado, los estaba pagando, justo la ciudad por la cual habían ido a salvar, Jerusalen, el sepulcro de Jesús, ya eran suyos, la que fuera un sueño lejano en las palabras de sermón de un sacerdote, ahora era real, cierta y sin embargo el cruzado se encontraba agotado.

Con esfuerzo se apoyó contra una pared, le costaba respirar y jadeaba, su armadura, la cota de mallas, el gambesón de cuero relleno de lana, incluso la sobrevesta le pesaban, de una manera que nunca había notado, era algo más, no le pesaban, le oprimían, su respiración era lenta pausada, exasperante y angustiosa. De un torpe movimiento, se desembarazó del casco, dejándolo caer y miró al suelo, en donde se encontraba el cadáver de un turco que acababa de morir, y que todavía tenía en su rostro grabada la expresión de terror  que había tenido justo antes de morir.

La visión del turco era horrible, tenía la boca abierta, con una mueca en donde se le veían todos su dientes ennegrecidos, tenía la piel ligeramente oscura, y con un barba en donde destacaba un gran bigote, a la costumbre de los turcos peninsulares, sin embargo lo que le turbaba era su expresión, de miedo, había muerto gritando, no sabía si por su vida o por el odio hacia aquellos cristianos que veían de tierras lejanas, pero todo eso se encontraba reflejado en aquellos ojos, en esa boca abierta de manera grotesca.

Era una expresión que le penetró en lo más profundo del ser del cruzado, se dio cuenta que tenía la cabeza agachada, y que no podía levantarla, y el turco que estaba en el suelo era el turco que acababa de matar hace un momento. Se sentía agotado y notaba como si un peso enorme le hiciese presión en todo los músculos de su cuerpo, y haciendo un esfuerzo de voluntad increíble trató de levantar la cabeza pero fue imposible, no podía quitar de su cabeza esa expresión de horror del turco que acababa de matar. Desde esa postura, lentamente observó que tenía la sobrevesta blanca manchada de sangre.

El cruzado se abstrajo y a pesar del penetrante olor a carne quemada, fuego, y del enorme ruido de las violaciones, y muertes, sé preguntó que si el turco también tendría familia. Él mismo intentó recordarse cómo era su vida tiempo atrás, hace dos años que habían pasado tan lentamente que parecían una eternidad, muy muy lejana, sin embargo la cara del turco se había quedado grabada en su retina, y no podía quitársela de la cabeza. Turbado, intentó recordar cómo era su vida, su pequeño torreón desde donde podía ver su feudo, quiso eliminar ese rostro de su mente, pero no era capaz.

Intentó acordarse se su señor Raimundo, Conde de Provenza, pero no pudo, busco con desesperación, la voz de obispo Adhémar, en los sermones que había escuchado, pero fue imposible, ni siquiera aparecían los rostros, de mirada un tanto hueca y perdida de cuatro de sus vasallos que le habían acompañado en la peregrinación, su torreón de aquel valle de Provenza, del que había marchado hacía ya dos largos años, nada dio resultado, ya que la visión grabada de pánico y esa mueca horrible había inundado sus pensamientos impidiendole poder ver otra cosa.

Desesperado, escudriñó en su cabeza todos los recuerdos más íntimos, la imagen de su esposa esa que nunca le dio un hijo varón, la cara de su madre enmarcada en su pelo gris lacio, el relinchar de su yegua favorita con la que solía a cazar cuando le daba una fruta para comer, pero una y otra vez aparecía la imagen, esa imagen, de horror, de la desesperación ante la muerte y el odio que produce el enemigo.

Se dio cuenta que ya no tenía la espada en la mano, que estaba en el suelo tirada, intentó gritar de pura rabia, pero no pudo, no tenía fuerzas suficientes, aunque aquel grito solo sirviera para poder borrar aquella imagen incrustada en su cerebro, impotente apoyado en la pared con la imagen del turco que acaba de matar, tan cerca de aquella promesa de ver el sepulcro de Jesús, por el que había luchado y a la vez tan lejano, entonces se dio cuenta. Aquella sangre de su sobrevesta era la suya propia mientras se derrumbaba en el suelo con la imagen de horror y desesperación del turco en su cabeza.

Cuentos cortos de Salvación y Condena,  "Bárbara Galeno"